Skip to content

Rusia declara la guerra al alcoholismo

abril 15, 2010

El Gobierno de Rusia adoptó el pasado miércoles un programa encaminado a reducir el consumo del alcohol más que a la mitad hacia el año 2020.

El respectivo concepto, aprobado por el primer ministro Vladímir Putin y publicado en la web del Gabinete, recuerda que el consumo del alcohol en Rusia subió de 0,83 litros anuales per cápita en el período de 1914-1917, el nivel más bajo de Europa en aquella época, a 10 litros por habitante en 2008. Si sumamos a ello la consumición de líquidos técnicos que contienen alcohol y licores de destilación casera, la cifra sube a unos 18 litros anuales per cápita, más que el doble en comparación con la cantidad máxima admisible fijada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Todos los años, Rusia pierde a más de 23.000 habitantes por intoxicación alcohólica y a más de 75.000 personas por enfermedades relacionadas con el consumo excesivo de alcohol. En su mayoría, son varones de 40-60 años de edad cuya desaparición prematura merma los recursos laborales.

Según las estadísticas oficiales, más de dos millones de rusos son alcohólicos. La población total del país se estimaba en 141,9 millones el pasado mes de noviembre, La guerra contra el alcoholismo se va a librar en dos etapas. En una primera fase, prevista para 2010-2012, se planea reducir el consumo del alcohol per cápita en un 15%. El objetivo de la segunda etapa, de 2013 a 2020, es liquidar el mercado ilegal de las bebidas alcohólicas y disminuir los niveles de consumición por habitante en otro 55%. Para conseguirlo, el Gobierno aplicará las medidas más variadas, entre ellas, la introducción de sanciones penales contra infractores reincidentes en materia de la producción y la comercialización de las bebidas alcohólicas, una restricción drástica de la publicidad de estos productos y la transición a una política que vincula los precios detallistas al contenido del alcohol etílico en el licor. La introducción del precio mínimo admisible en la red minorista – 89 rublos (aproximadamente, 3 dólares) por una botella de medio litro de vodka a partir de este año – debe contribuir a la desaparición de licores de calidad francamente dudosa.

El Gobierno planea asimismo lanzar programas de concienciación contra el abuso de bebidas alcohólicas, fomentar el desarrollo de la educación física y el deporte, así como crear centros de rehabilitación y asistencia psicológica para dipsómanos.

xxx

Fuente: RIA NOVOSTI

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: